La economía freelance original

Por Michael O. Johnson

Imagine una plataforma que permita a las personas trabajar cómo y cuándo deseen para ganar un ingreso adicional, todo esto mientras brindan a los clientes un producto que les encanta.

Esta no es una idea nueva, pero recientemente está emergiendo de múltiples maneras nuevas. Está rediseñando la manera en que millones de personas piensan acerca de las posibilidades de caminos flexibles de carrera y de la economía estadounidense como un todo.

Vemos al conductor que puede establecer su propio horario y ayudar a los clientes a trasladarse de un lugar a otro de manera más conveniente y menos costosa que antes. O la pareja de adultos mayores que desea rentar el dormitorio adicional para hacer que la jubilación sea más cómoda. O el joven profesional que ahora puede vender artesanías usando un mercado en línea mientras mantiene su trabajo de la mañana.

Compañías como Lyft, Airbnb y Etsy pueden ser una novedad de crecimiento rápido que parece salido de la nada. No obstante, este tipo de compañías se fundamentan en una idea bien establecida con un largo camino de éxito: las personas buscan trabajar cuándo y cómo deseen, y hacer algo que les emocione.

La industria de la venta directa descubrió esto hace mucho tiempo. Compañías ícono en los Estados Unidos como Herbalife, Mary Kay y Tupperware han venido empoderando a emprendedores y brindando a clientes productos con valor por décadas. Nuestra industria está construida sobre una red colaborativa de individuos y comunidades; estábamos cantando esta tonada mucho antes de que otros siquiera conocieran el ritmo.

Actualmente, la industria de la venta directa genera ingresos para más de 18 millones de personas, provee a más de 120 millones de clientes al año y genera $35 mil millones en ganancias dentro de los Estados Unidos.

Entonces, ¿por qué el cambio hacia un modelo de negocios “nuevo” que la industria de las ventas directas ha defendido por tanto tiempo? Una razón: a medida que más oportunidades tradicionales desaparecen después de la crisis financiera, las personas trabajadoras proponen crear sus propias oportunidades. El resultado es una economía freelance, fortalecida por plataformas que respaldan la innovación y comunicación y permiten a las personas conectarse en torno a ideas y productos más que nunca antes.

Los vendedores directos, como Herbalife, no han permanecido estáticos durante este emocionante nuevo capítulo. En Herbalife, hemos revolucionado nuestro enfoque, servido como referente para nuestra industria. Nuestra reciente conciliación con la FTC subraya el respaldo de Herbalife a nuevos procedimientos de venta directa que fortalezcan las protecciones al consumidor y fijen nuevos estándares para la industria.

Esta conciliación no cambia el modelo de negocios de Herbalife. En su lugar, la conciliación es un reconocimiento de que nuestro modelo de negocios es sólido y destaca la confianza que tenemos en nuestra habilidad de avanzar con éxito, de otra manera no habríamos aceptado los términos.

Herbalife continuará persiguiendo nuestra misión: ayudar a mejorar la nutrición alrededor del mundo a través de productos que ayuden a las personas a llevar un estilo de vida saludable, todo esto mientras permiten a nuestros asociados a ser sus propios jefes y abrir puertas a oportunidades para recibir ingresos a tiempo parcial que cumplan con sus objetivos y aspiraciones.

Nuestra industria siempre ha respaldado el poder de la empresa libre y una mentalidad flexible y emprendedora. Ahora, más que nunca, la innovación estadounidense ha puesto a este importante modelo al frente de nuestro futuro económico colectivo y busca allanar el camino que tenemos delante.